0351 – 153854964 ladidake@hotmail.com

PALABRA PROFETICA EL PODER DE LA LUZ

2-4-2015

Yo profetizo en el Nombre de Jesús que se desatan caudales de bendición, de luz sobre tu vida, sobre tus finanzas, sobre tu familia, sobre tu salud, sobre tus relaciones, sobre tus ministerios.

Declaro que lo que estaba escondido sale a luz y tu lo vez, lo reconoces y lo puedes resolver.

Declaro en el Nombre de Jesús que si hasta este día has caminado con intuición tratando de ver por dónde ir, desde este día se abren reflectores del cielo que marcan un camino firme, seguro, para que tú transites sin temor y puedas tomar decisiones correctas.

En el Nombre de Jesús yo declaro que este 2015 es un año en que va dejar el Espíritu Santo una huella en tu corazón muy grande. Será el año en que conocerás a la luz de cerca y le dirás mi amiga eres tú luz, eres mi amiga: no quiero caminar sin ti.

Este año va a dejar una huella tan profunda en tu vida porque es un año en el que vas a cambiar tus vestiduras sacerdotales. Declaro en el Nombre de Jesús que hasta este día tus vestiduras siempre han sido asociadas a lo que conocías, pero ahora vienen tiempos en los que tus vestiduras van a ser asociadas a  lo que el Señor  te va a revelar de una manera extraordinaria.

En el Nombre de Jesús yo profetizo en esta hora, que toda confusión mental que has tenido hasta este día, que toda lucha en tu mente para saber reconocer tu llamado si es o no es, en este día, y en este año y antes de que llegue la fiesta de los tabernáculos, en el Nombre de Jesús declaro que todo eso será aclarado. Se abrirán delante de ti tus dones, tus ministerios y las operaciones que el Espíritu Santo ha preparado para ti.

En el nombre de Jesús, este es un año en que vas a vencer muchas áreas de temor, temor a los hombres, temor a confrontar, temor a ser rechazado. En el Nombre de Jesús declaro que viene un bautizo de luz… bautizo de luz se llama.

En el Nombre de Jesús declaro que el Espíritu Santo te introduce a ríos de luz, donde va a purificarte de muchas cosas que estaban guardadas y asociadas a las tinieblas de tus padres, de tus padres naturales y de tus padres espirituales.

En el Nombre de Jesús yo profetizo  sobre tu vida y declaro que contando desde esta estación que ha empezado el primero de Abril, se contarán nueve meses correspondientes a la gestación de un bebé, para que salgan de tu vientre manifestaciones de luz distintas.

En el Nombre de Jesús declaro que, poderosamente, tus pies son establecidos sobre la justicia, no solo la justicia de Cristo que es por la fe, sino la justicia de tus pasos, pasos firmes, pasos valientes, pasos de gente que dice la verdad.

En el Nombre de Jesús, vengo a decirte algo, y estoy pensando en varias personas que estoy viendo, pero no quiero nombrarlos… te ha perseguido hasta este día un espíritu de pobreza, ese espíritu de pobreza viene a consecuencia del lugar donde tu conociste a Cristo, y todo eso ha dejado en ti una mente de escasez y limitación. Dios no puede prosperar algo que tu alma no quiera prosperar. Vengo a quebrar en el Nombre de Jesús ese espíritu de pobreza que te ha perseguido por atrás. Cuando tu planificabas comprar un auto grande y terminabas comprando un auto chico. Cuando tú querías edificar un salón grande y terminabas haciendo un salón chico. Cuando tú quería un televisor de 50 y terminaste con uno de 30. Y tú no sabes por qué terminaste con eso cuando querías lo otro, es porque hay detrás de ti un espíritu, hay un demonio, es un espíritu que vino disfrazado de sana doctrina, que es un espíritu falso de pobreza… como santidad, es mentiroso, es absolutamente mentiroso y te ha seguido por detrás. Entonces tú dices quiero esto y vale 50 y ese espíritu te dice es muy caro, dale 25 y no has podido romper todavía los límites de  me alcanza.

¿Cómo estás económicamente? Me alcanza… No debe alcanzarte, debe sobrarte, la Biblia dice que debe sobrarte. Dice que debes conseguir vasijas, no te das cuenta la gloria de vivir en un tiempo como este, en naciones como Venezuela y Argentina, donde no hay aceite? Cuál es la gloria? que lo único que necesitas son tinajas y vasijas porque El se encarga de llenar las tinajas y las vasijas.

Tú no fabricas aceite. Vivir con lo justo no es vivir en fe. En el Nombre de Jesús yo confronto ese espíritu mentiroso de santidad y pobreza y declaro que puedes ser santo y ser abundante. Declaro que el Padre de los cielos es glorificado en que los hijos lleven mucho fruto.  Mucho fruto es mucho fruto. Cuando Dios multiplica el pan y los peces, no lo hace contando cuantas cabezas van a comer, El dejó que sobraran doce cestas llenas de pedazos. El permitió que sobrara.

Llega el momento de las sobras y este momento es… en los próximos meses debes llenar sobras, muchas sobras, muchísimas sobras. Vengo a confrontar ese espíritu y digo eres mentiroso, te callas y te apartas y expongo la luz de Cristo sobre ti. La sabiduría de Cristo sobre ti y declaro que no tienes autoridad sobre los hijos de luz. No acepte, eso es mentiroso. Yo soy santo y soy próspero.

Vengo a confrontar en el Nombre de Jesús esas estructuras religiosas que te hacen temer al hombre, temer al  qué dirán, temor a que te engañen, temor a que te manipulen. Declaro en el Nombre de Jesús que el Espíritu Santo va delante de ti como un gigante. No pierdas de vista por dónde vas, no tengas temor. Confronto al temor en el Nombre de JESÚS. Confronto al temor al rechazo en el Nombre de Jesús.

Vengo a declarar sobre tu vida, que este es el año en el que Samuel va a buscarte entre las ovejas y los cabritos, va a buscarte a ti, cuyo propio padre no se acordó para llamarte cuando llegó el profeta.

En el Nombre de Jesús, declaro que no necesitas vivir en Córdoba… tal vez vives en un extremo de este continente. El Señor, en el Nombre de Jesús manda la unción de Samuel, allí a dónde estás para tomarte de entre las ovejas y los cabritos, levantarte en brazos y traerte al lugar donde el cuerno del aceite va a ser derramado sobre ti. No tengas temor, cosa nueva y extraordinaria estoy haciendo, no hay nada parecido, nunca has hecho nada parecido.  Este es un acuerdo entre cielos y tierra, no es un acuerdo entre hombres y tierra, estamos comprometidos con que este continente no sea tocado por el diablo, por las tinieblas, por el islam, por los masones, estamos comprometidos con que la cosecha no se pierda.

Que venga la reforma sobre el continente con el mayor número de cristianos que existe en el mundo, estamos comprometidos por eso, estamos peleando por las oraciones de generaciones que han orado para que salga algo nuevo de Argentina, de Brasil, de Chile, de Bolivia, de Paraguay, de Uruguay, de Perú de Ecuador, de Colombia, de Venezuela, de Dominicana, de México de Honduras,  de Guatemala, de El Salvador, de cada uno de esos países, Dios ha depositado la sangre de profetas y apóstoles por años.

Nos tocó lo fácil, tenemos que alzar el fruto. Manifiesta la luz que hay en ti.

Este es el año en el que vas a vencer las enfermedades crónicas, porque la luz está juzgando aún eso.  Enfermedades con las que tú dijiste así debo vivir. El Señor dice no… la luz vino y la luz manifiesta a las tinieblas.

La luz trae fuerzas a los ministerios cansados, cansados de hacer tantas cosas. El Señor dice, no es justo que la luz se ponga debajo de la cama.

En este momento el Espíritu Santo toma todos los ministerios que son luz y muchos han estado bajo la cama, escondidos. Quieren crecer y no pueden crecer, la gente se convierte y se va a las iglesias de gente mala. Como es eso? Porque tu ministerio está bajo la cama, está escondido.

Este es el día, en este momento el Espíritu de Dios te toma de debajo de la cama y te saca y te pone en un lugar alto y visible, te posiciona en un lugar alto y visible. Antes la gente  se perdía para llegar a tu congregación, tenía la dirección y no llegaba. A partir de hoy, aún la gente que no te buscaba te encontrará. Manifiesta la luz!!! No necesitas panfletos con la dirección de la congre, necesitas manifestar la luz. En este momento en el Nombre de Jesús rompemos ese techo de número de miembros que has tenido y no has podido vencer. Llamamos a la cosecha a llenar nuestros graneros, en el Nombre de Jesús.

Declaramos que se abre el gobierno de la luz sobre tu vida y tu ministerio. Declaramos que cada reunión vas a tener personas que se acercan para pedirte unos minutos para confesarte pecados.  Dales tiempo, no lo veas como algo pequeño, porque Dios está limpiando la vasija para derramar más vino.

En el Nombre de Jesús abrimos tus ojos al cuarto de las vasijas que nunca entraste. Hay una puerta que nunca abriste y ahí están las vasijas de todos los tamaños. El Señor manda un ángel que abra esa puerta ahora, has estado aquí y hay un galardón que Dios pone delante de ti por haber llegado acá. Por estar tenazmente soportando esto, ha llegado el tiempo de tomar más vasijas. Abre esa habitación y entra, allí hay cientos de vasijas grandes y pequeñas. Hay vasijas que están quebradas y tienen rajaduras y te va a tocar sellarlas antes de vaciar aceite. Pero hay vasijas que están listas, sácalas de esa habitación y permite que sea la unción del espíritu Santo que empiece a llenar esas vasijas, no tengas temor… no trates de organizar la iglesia, no la organices, deja que el Espíritu organice todo.

La vida no puede organizarse, la vida se multiplica y opera de formas que no podemos entender hasta ahora.  Tú no le dices a una célula como dividirse, sabe cómo dividirse, sabe como respirar, sabe como intercambiar las impurezas para afuera y el oxígeno para adentro. La vida de Dios no necesita ser programada, no necesitas hacer una línea, el que llega cuatro semanas después va a encuentro… deja que el Espíritu organice las cosas. Administra pero no controles. Deja que el Espíritu Santo rompa protocolos, deja que el Espíritu Santo  profetice, aun con el que no cree que es profeta. Deja que el Espíritu Santo fluya en amor, amor abundante…  que la gente aprenda a amar a Dios, que adore con todo su corazón que se tire al piso, no tengas temor de suspender reuniones solamente por adorar, solamente por orar, deja que el Espíritu Santo haga lo que El quiere, no tengas temor. El va a pagar las deudas, El va a pagar las obligaciones. Honra al Espíritu Santo y el te honrará a ti. No expondrá nunca tu vergüenza, El  la cubrirá.

Esas tinajas han estado guardadas para ti y si te las daba antes sin entender lo que es la luz, las hubieras contaminado, pero ahora entendiste lo que es la luz, y estas tinajas necesitan ser llenas del aceite. Vacía el aceite sobre ellas sin temor, con abundancia, vacía, vacía el aceite.

En el Nombre de Jesús vengo a declarar que este es el año en el que dejas de deber honra a gente a la que no honraste y entras en un tiempo de vivir sin deudas.

Declaro que la luz te muestra tus áreas de deuda, hago callar al diablo y declaro que es la luz quien habla. No es condenación es dirección. Y el Espíritu Santo te dice a quiénes debes honrar. Y el Señor te dirá lo que debes hacer con cada uno de ellos.

A algunas personas le llevarás un poco de aceite y le dirás esto  he tomado de ti, yo pensé que tú no tenías unción y de hecho yo dije ¿qué me puede enseñar este hombre?, te pido perdón… he traído aceite para reconocer que está la unción sobre ti.

En otros casos llevarás incienso, en otros casos llevarás un trocito de canela, en otros casos llevarás flores, en otros casos llevarás un poco de agua, o llevarás semillas de trigo o llevarás vino.

El Señor te va a llevar a personas en que tu vida se cruzó de manera negativa y tu no supiste honrar lo que se trató de hacer contigo y el Señor ahora te dice, ha llegado el tiempo de no deber nada a nadie, porque te voy a prosperar, te voy a poner en un lugar alto y no puedo sacarte de ahí si tú no has cubierto estas deudas. Lo vas a hacer, pero no es solo con palabras, no es cuestión de decir, mira si te ofendí, perdóname…  Eso no es correcto, el Señor te va a dirigir y te va a decir a quiénes y por qué y tu vas a tener algo que llevarles y dirás esta es la señal profética de que te pido perdón y restauro mi relación contigo.

Aquí está el aceite que juzgué, aquí está el vino que juzgué… aquí está el trigo, dije que tu no eras pastor y que nunca ibas a tener ovejas, te pido perdón… aquí están las ovejas y he traído un kilo de trigo y cada grano es una persona. He traído todo esto y lo quiero vaciar sobre tu cabeza. Te devuelvo lo que tomé… yo no te llamé al pastorado, y un día dije que tu no eras pastor… no te lo dije a ti, se lo dije a mi mujer pero yo en el nombre del cielo y de la tierra, hoy día resuelvo esto. Aquí están las ovejas que tomé de ti con mis palabras, las vacío sobre tu cabeza, llenen tu aljaba, sean como flechas que van tiradas por las manos del valiente. Declaro que viene una multitud de gente en el Nombre de Jesús.

El Señor te mete a tres meses continuos de hacer esto. El nos va a mostrar las áreas donde fuimos injustos.  Fuimos injustos de lo que dijimos de la gente en secreto pero el cielo lo escuchó.

Llega el momento…

Dios te quiere promocionar!

Debes cumplir con estas deudas de honor.

Dile al Señor, Padre, ¿de quién hablé mal de tus hijos? Ayúdame a verlo  porque quiero restaurar eso y dime cómo debo hacerlo.

A otros vas a llevarles agua y les dirás: yo dije esto de ti y el  Nombre de Jesús yo lavo eso y aquí tengo agua… puedes tomar este vaso de agua conmigo y estar en paz?

Son tres meses, son doce semanas en las cuáles Dios va a trabajar en esas cosas contigo. El que tiene oídos oiga!

Y a partir de eso tú vas a ver que todo empieza a reverdecer y vas a tomar tinajas y el Señor las va a llenar de aceite y en esta época de tanta opresión el Señor va a empezar a abrir caminos nuevos.  El Espíritu de Dios te bautice en la luz, te sumerja y te deje ahí debajo un buen rato.

Este es el año en el que debemos cambiar vestiduras sacerdotales. Para algunos ministerios va a ser cambiarse de ciudad. Te vas a dar cuenta que estás en la ciudad equivocada.

Para otros va ser volver a su casa pastoral. Para otros va ser renunciar a su trabajo y meterse con todo a esto. Para otros va ser escoger la carrera, que no quería escoger pero vas terminar escogiéndola. Porque no es que tú escoges la carrera, es la carrera que te escoge a ti.

Tienes hasta diciembre 31 para cambiar tus vestiduras.

No queremos ser desechados… que este año 15  cumpla Su propósito en tu vida.

Oración:

Padre en el Nombre de Jesús queremos poner un sello sobre cada  palabra que hemos escuchado.

Sellamos y establecemos el sí y el amén. Declaro que somos tierra buena, que los surcos se han abierto en estos años en nuestra vida, en nuestro corazón, en nuestra mente. Y que la semilla que acabas de soltar ha caído en buena tierra.

Suelto un espíritu de valentía en la gente, para que sepa dar la cara. Para que no le sea bochornoso humillarse. Para que no le sea gravoso confesar sus pecados. Suelto un espíritu de valentía para reconocer nuestros errores. En el Nombre de Jesús declaramos que este es un año en el que vamos a cambiar muchas cosas porque ha llegado el cambio de orden sacerdotal y nosotros queremos cambiar con tu tiempo, con tus tiempos.

Bendigo a cada persona que ha estado estos días con nosotros. Ha sido tan bueno que un día nos conectes… Gracias Señor. Gracias por esta provincia que un día escuchó. Que abrió sus puertas para recibir a personas de todas partes.

Señor te entregamos Argentina, declaramos que este es un año en que así como han cambiado las vestiduras sacerdotales y siguen cambiando… también va a cambiar el destino de este país.

Declaramos en el nombre de Jesús que es sobre todo nombre que se abren puertas para cambiar aun las estructuras políticas que han gobernado este país por tantos años. Soltamos luz sobre el gobierno para que todo lo que sea injusto sea manifestado públicamente. Señor levanta profetas  periodistas para que denuncien la verdad.

Lo que está escondido… en el Nombre de Jesús es soltada la luz sobre el aparato judicial. En el Nombre de Jesús soltamos la luz de justicia sobre el aparato electoral. Sobre el legistativo, en el Nombre de Jesús ahora Padre, la luz que da manifestación de lo que es y lo que no es, se establece en lugares altos sobre todas las provincias de esta nación. Padre, donde hay un hijo de luz, sea tu luz llegando sobre la tierra, sea sobre el municipio, sobre la gobernación, la policía, la gendarmería, sobre el ejército. Padre en el Nombre de Jesús decimos ¡sea la luz!

Oramos por las naciones de este continente. Oramos por Venezuela, declaramos que la luz se está manifestando y en todas partes de la tierra la gente está clamando justicia. Por cada nación que Tú has convocado, Amado, en el nombre de Jesús, encendemos una antorcha que no puede ser apagada. Sol de justicia eres tú Señor.